04 septiembre, 2007

Y a veces, de nadie

Lo bueno de septiembre es que de a poco se va terminando la honda soledad del invierno. Lo malo es que de a poco se va acercando la honda soledad del verano. Porque el verano es lindo cuando atardece y refresca y cantan los grillos y el pasto se humedece y la gente saca las sillas a la puerta; pero en el verano de las dos de la tarde, en el verano del bochorno incansable, el mundo parece un rincón abandonado. Claro que no es mi intención hacer apología de la inconformidad sino asegurar que la soledad es atemporal, corrosiva y persistente.

Soy solitaria. Puedo estar sola y en silencio sin acobardarme frente a mis voces interiores. Soy solitaria o huyo de las muchedumbres.
Pero hay un límite que no me gusta pasar, que me da miedo pasar, y aparece cuando la soledad deja de ser un beneficio y se convierte en un muro que me separa del resto de las cosas. De un lado yo, del otro lado quién sabe.
Es entonces cuando huyo de las muchedumbres: ahí nunca hay nadie.
Soy solitaria pero busco personas todo el tiempo. Busco que me llenen, que me rebalsen.
A veces lo consigo, sólo a veces.

Será un verano duro.

34 Comments:

Blogger Antígona said...

La soledad puede ser nuestro mejor aliado o nuestro más temible enemigo. Como bien dices, hay que conocer nuestros propios límites, saber cuánto grado de soledad nos es suficiente e intentar no sobrepasarlo. De lo contrario, empieza la sensación de aislamiento, y entonces todos los beneficios de la soledad se agotan.

Un beso

4/9/07 17:34  
Anonymous Itoitz said...

Ayúdate de la soledad y el silencio.
un abrazo.

4/9/07 19:05  
Anonymous Itoitz said...

El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad.

4/9/07 19:06  
Blogger Horacio said...

claro...ahí está el tema.
Me gustó esto que escribiste, especialmente la primer parte.
Y la canción la rompe.

4/9/07 22:41  
Blogger kutxi said...

Yo disfruto de la soledad pero también busco gente, no sé si todo el tiempo, pero a menudo.

La soledad está muy bien mientras la elige uno. Cuando no se elige debe ser de las cosas más jodidas que existen.

Saludos, Arcángel.

5/9/07 06:10  
Blogger La interrogación said...

La ambivalencia soledad-multitud es necesaria y obligada por nuestra convivencia en sociedad. Sólo hay que saber en qué situaciones necesitamos una u otra.
A tí te llega la primavera, a mi el otoño...

5/9/07 06:23  
Blogger Las3Musas said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

5/9/07 06:44  
Blogger Las3Musas said...

Como decía Gustavo Adolfo Bécquer, la soledad es hermosa para todo aquél que tiene alguien a quien contárselo.

El otro día sentí una profunda soledad de esas que muerden, entonces salí del trabajo y me fui a las Ramblas (el punto neurálgico de Barcelona) En medio de la marea humana, me mentí y caminé un rato rodeada de gente extraña. Cuando bajé al subterráneo la soledad seguía conmigo.

LETRA DE LA CANCION JORGE DREXLER -SOLEDAD (12 SEGUNDOS DE OSCURIDAD)

Soledad,
aqui estan mis credenciales,
vengo llamando a tu puerta
desde hace un tiempo,
creo que pasaremos juntos temporales,
propongo que tu y yo nos vayamos conociendo.

Aquí estoy,
te traigo mis cicatrices,
palabras sobre papel pentagramado,
no te fijes mucho en lo que dicen,
me encontrarás
en cada cosa que he callado.

Ya pasó
ya he dejado que se empañe
la ilusión de que vivir es indoloro.
Que raro que seas tú
quien me acompañe, soledad,
a mi, que nunca supe bien
cómo estar solo.

Para escucharla:
http://www.youtube.com/watch?v=q17OC3KcfPI&mode=related&search=

Un beso apapachoso
Musa

5/9/07 06:47  
Blogger Yeux de Chat triste said...

Entre la multitud,
Donde puedo estar solo,
Entre la multitud,
Donde Puedo sentirme solo,
Entre la multitud,
Donde puedo pasar de lado
y tu no me veras, no.

5/9/07 07:07  
Blogger TOROSALVAJE said...

Ya somos dos.

La "honda soledad" no depende de si estás físicamente sólo, da igual que lo estés como que te rodeen cinco mil personas, en ambos casos estás sólo.

Por eso siempre estoy sólo.

Besos.

5/9/07 07:12  
Blogger Nausicaa said...

Nunca he sabido estar sola, me entristece terriblemente... Aunque supongo que todo se aprende. te admiro por tu libertad y por conocer los límites de ella.

5/9/07 07:39  
Blogger Indigo said...

Me sumo a esa manera de sentir la soledad; nos parecemos.
Besitos

5/9/07 10:21  
Blogger MentesSueltas said...

Aquí estoy con mi reposo obligado, sin mucho tiempo (y ánimo) para comentar en sus espacios, pero como no quiero dejar de visitarlos, les dejo un abrazo con mi mayor afecto.
Los extraño.
MentesSueltas

PD: Es un mensaje masivo, sabrán disculpar.

5/9/07 11:15  
Blogger Madame Vaudeville said...

Somos islas errantes -decía el poeta- solitarios que corren juntos sin saber adónde.
Un beso desde mi soledad y mi silencio.

5/9/07 12:58  
Blogger JuanMa said...

Ánimo, Amiga.

Seguro que encontrarás personas que acompañen tu soledad.

Y si no, a falta de personas, cuenta conmigo.

Muchos besos.

5/9/07 18:21  
Blogger Rober said...

Siempre odie la soledad un poco mas que a las malas compañías, que es mas o menos lo mismo, por que la verdadera soledad no es la que uno elige para reflexionar, sino que es esa certeza de que la ausencia va a ser la única que va a golpear a tu puerta este día, que tienes algo tan importante que callar, pero es la soledad mi única compañera en esta celda, algún día tendré que aprender a quererla.

5/9/07 18:28  
Blogger Churra said...

Como soy una palurda , eso de que empiece el verano ahora en la otra punta del mundo(con lo hartita que estoy yo de calor hoy )me parece la pera limonera .
Me esta empezando a dar un poco de miedo esta afición mia a estar sola..veremos si el otoño lo remedia .
Un beso

5/9/07 18:31  
Blogger Letra said...

Esa soledad de la que hablás, es peligrosa. Y es caprichosa, porque se nos dá a veces, aún rodeados de gente, en todas las estaciones del año. Podemos ser seres sociables, extrovertidos, divertidos, y estar solos.
Raro no?

5/9/07 19:02  
Blogger Carmen said...

Sí, todo se convierte en vicio si se abusa... ;-) por eso es mejor quedarse en el punto justo, ahí donde se busca un lugar escondido para observar el mundo sin ruido, pero yendo después a un mirador abierto para ver pasar la vida y lanzar una sonrisa que invite a la comunicación.

5/9/07 19:43  
Blogger mandarina azul said...

Yo no soy solitaria. Pero adoro los silencios sintiéndome acompañada. Claro que quién no, ¿verdad?

:)

5/9/07 20:09  
Blogger Don Arturo de Quilpue said...

Eso que vos expresás forma parte de lo que comúnmente se llama LIBERTAD.
Es bueno que uno tenga la posibilidad de OPTAR por la soledad. Eso significa que ha hecho algo (conciente o no) para poder elegir no estar solo. Eso es bueno y habla muy bien de vos.
Un beso.
Es la primera vez que paso por acá y (si no te molesta) seguiré pasando.

5/9/07 22:58  
Blogger reina imposible said...

Si la soledad es eleccion bienvenida, le abro la puerta, me siento con ella, tomamos cafe y la disfruto a morir.
Otro cantar es sentirse desolado, la falta de... la ausencia del otro...
Comience por rebalsarse de usted misma y encontrar eco en otros y bueno aqui estamos todos nosotros acompañandola, no?
un abrazo
reina imposible

6/9/07 02:04  
Blogger Mikel said...

Aqui, dando un salto en este gran charco que nos separa, me ocurre lo contrario que al fin y a la postre es lo mismo.
Llega Septiembre, el sol comienza a ser tenue y representa la antesala del duro invierno. Poco a poco se va acercando el recogimiento ante el frio y los dias cortos y oscuros.
Espero que la soledad no se convierta en ese muro que me aisle del resto del mundo.
Me ha encantado este post.
Feliz Verano, quien lo volviera a pillar.

6/9/07 03:34  
Anonymous Alalluna said...

Yo en cuanto a eso vivo en una eterna contradicción, reconozco que no me gusta la soledad, soy persona que busca la compañía; pero, no sé bien por qué, cada vez huyo más del quedar por quedar, del gentío... cada vez busco más el cobijo de ese pequeño rincón en el que me siento cómoda conmigo misma... En fin, supongo que hay momentos para todo; y, que todo, ya sea la soledad o la compañía, en gran medida puede llegar a abrumar. Será cuestión de dosificarlo... Besos.

6/9/07 08:42  
Blogger Batsi said...

Que curioso; mientras ustedes se despiden del invierno, yo le doy la bienvenida. Acá ya hace tanto frio como si estuvieramos en pleno diciembre. Llevo dos días saliendo con abrigo de invierno. Las hojas de los arboles se ponen sus vestidos de galas para recibir el otoño.

Yo soy una solitaria sin remedio. Adoro mi paz, mi propia compañía y el silencio.

6/9/07 10:02  
Blogger MALEFICABOVARI said...

Siempre dije que la soledad escogida es una buena opción de vida, pero se escoge, quiero decir, sabes que tienes gente que vale la pena alrededor, y que un día, te acurrucas en tu casa, y eliges ese momento para ti misma. Las soledades obligadas son las que tienen muros enormes que sólo se derriban si al otro lado, alguien martillea con una buena excusa y un corazón grande. Estoy segura que no te faltarán al otro lado martillos que derriben aquel muro, que seguro es ficticio, alguien cómo tu no puede estar sola, y alguien cómo tu, tiene a la fuerza, que atraer gente que valga la pena.
Un besazo, y ánimo¡

6/9/07 11:12  
Blogger Marión said...

Me encantó la cita de Becker ... aunque lo divertido de su formulación se agota al comprobar que el tema al que alude no lo es en absoluto...

La soledad...uf!! ... creo que es buena, para pensar, comprender, conocerse, descansar...

Pero cuando se te añade gente y, no obstante, la sensación persiste, ya no es tan buena ...

Creo que la peor soledad es la de las multitudes...de esa me arranco...

Me gustó mucho lo que escribiste ...

Saludos!

6/9/07 17:03  
Blogger La Co said...

Uno siempre está solo, no importa quienes tenga a su alrededor. Sin embargo, puede llenarse los sentidos de personas, la imaginación de mundos y el alma de cariño.

6/9/07 23:25  
Blogger Aiala Ruiz de Alegría said...

caracola, junta las manitas tipo plegaria pero apuntando al desnorte, lo tienes? vale, ahora de dentro afuera, las abres. te tiene que quedar un cuenco, ¿si? aprieta los deditos no se vaya a escapar el agua por las junturas.
rebalso, mmm que bonita palabra.
lo que dices del límite y el miedo, es curioso, nos entra siempre cuando ya no es necesario, cuando lo que sea que te angustia ya está ahí. sólo se me ocurre decirte que las dos cosas juntas, chas! desaparecen, no pueden ser.
en las muchedumbres, estás tú, luego siempre hay alguien.
caracola, septiembre tiene una erre en la que enrocarse.
a mi tb me alegra mucho volver.gracias!!!!

7/9/07 09:29  
Blogger Nootka said...

Yo soy solitaria y me encanta estar con gente, pero reconozco que cada día necesito un ratito para estar a solas. Y cuando la rutina no me lo permite, cuando entro y salgo, y hablo y vienen y van, y me llaman y qué comemos hoy... etc, me monto en autobus yo sola y miro por la ventana la ciudad, y qué feliz soy en ese momento.
Besos.

7/9/07 12:34  
Blogger botas de agua said...

niña de rizos y nombre de película... tienes un meme esperándote... libertad absoluta para cogerlo o dejarlo... ;)

9/9/07 15:33  
Blogger Clarice Baricco said...

La soledad convertida en tus letras y en esos libros que te llevan.

Te sentí nostálgica.

Acá empieza el otoño.

Abrazos.

10/9/07 01:40  
Blogger MAYA said...

Puede que sea un verano duro, Gilda, pero lo sabrás pasar. No me queda la menor duda. Entre lo que escribes, el trabajo, los amigos y las sorpresas que sientan de un golpea a la soledad, todo ira saliendo bien.

Si se complica la cosa. Armamos una cadena en contra de la soledad. Hay tanta gente que te quiere que nunca te dejaría estar sola. A menos que necesites de ese silencio para meditar, que siempre es bueno.

Aca estoy, Emperatriz, usted avise!!!

Un abrazo desde los azules,

Maya

15/9/07 21:43  
Blogger Erranteazul said...

Yo también.

18/9/07 13:55  

Publicar un comentario

<< Home