11 noviembre, 2006

Los patrones del barrio

La parada del ciento sesenta está al lado de la parrilla en la que paran el negro y el marrón, dos perros patrones del barrio que patotean a Pepo cuando lo saco a pasear.

Mientras espero el colectivo, veo que el negro duerme una siesta post-huesosdeasado a la sombra del palo de luz de la parada. El marrón, en cambio, refresca su garganta tomando agua de la zanja. ¿Tanto les cuesta ponerles un tacho con agua limpia?, pienso, refiriéndome a los tipos de la parrilla. En ese momento, el marrón levanta la vista y me mira. Tal vez muchos de ustedes se rian al leer esto, pero el perro ese tiene mirada de persona. Sí, de persona endurecida, envejecida. Y me mira con dignidad. O sea: toma agua de la zanja, pero me mira con dignidad. Es difícil de explicar y supongo que debe ser más difícil de entender si no lo vieron.

Por suerte, ahí viene el colectivo.

3 Comments:

Blogger Hôichi said...

La gente cree que los perros no tinen sentimientos, por eso, porque su condición de perro, pero se equivocan nos hablan con su mirada.

besitos

11/11/06 19:21  
Blogger Arcángel Mirón said...

Qué bueno que me entiendan!!

:)

11/11/06 19:33  
Blogger Hôichi said...

Os he dejado un comentario aclaratorio leelo, gracias os ayudará entenderme mejor

12/11/06 21:57  

Publicar un comentario

<< Home