30 enero, 2008

Una mala temporada

Mientras sobrevolaba el desierto, el buitre vio que algo agonizaba allá abajo. El buitre se alegró: era una mala temporada y hacía tiempo que no probaba bocado. Comenzó a descender sin perder de vista a su presa, y fue tal vez debido a su total concentración que no percibió que el descenso se convertía en caída, y nunca se enteró que al estrellarse contra su propia sombra, ésta dejó de agonizar.

59 Comments:

Anonymous nmp said...

"estrellarse contra su propia sombra" ...
Espero que la caida no sea una metáfora de tu estado de ánimo.
¿No?
Lo espero y lo deseo.

30/1/08 11:23  
Blogger Lucila said...

hola gilda!!! me arrepiento de no haber entrado antes !!! me gusto mcho lo poquito que lei otro dia sigo!!! un beso !

30/1/08 11:34  
Blogger Bambu said...

Cómo engañan las ganas de ver lo que en realidad no está pero necesitamos y qué inminente es la caida cuando nos damos cuenta de que nunca estuvo.

Me ha encantado, un abrazo

30/1/08 11:46  
Blogger elanonimosoy said...

Magnífico !!!
Un abrazo.

30/1/08 12:00  
Anonymous susana said...

Mala temporada para un buitre, pero excelente para la escritora.

30/1/08 12:07  
Blogger Gwynette said...

Oh ! Oh!..que final tan fantástico !!!..eres una "genia" !!!!! o_O

Besitos para ti

30/1/08 12:48  
Blogger Rossana said...

Buenísimo cuento. Impresionante !!Me gustó mucho la brevedad, pero más que en ella lograste el clima adecuado. No hay salvación posible cuando nos enceguecemos creyendo que la única verdad es lo que ven nuestros ojos. Un placer venir aquí y leer y leer y leer y pensar y pensar. Gracias

30/1/08 13:16  
Blogger Clarice Baricco said...

Qué crudo!

Escritora en potencia leo yo.

Abrazos muchos.

30/1/08 13:17  
Blogger Blasfuemia said...

Yo espero que ese sea el final de muchos "buitres" que pululan por la vida.

30/1/08 13:41  
Blogger Dr.Mikel said...

Eso es lo que tiene cualquier hambruna, que se llegan a ver visiones y a desdibujar la percepcion de las realidades.

30/1/08 13:42  
Blogger Sil.* said...

La sombra proyectada es como una compañía inseparable que se alarga y se acorta cuando brilla el sol. Sin embargo, la sombra del alma es la más traicionera de todas las compañías y no descansa cuando el sol se va a dormir.

Buen cuento nena!!

Nos vemos (virtualmente hablando)
Besos!

Sil

30/1/08 14:07  
Blogger Nausicaa said...

Me ha encantado!

30/1/08 14:15  
Blogger Arcángel Mirón said...

NMP: nosotras, las gaviotas, nos deprimimos cuando no hallamos nada en el fondo del mar, por más que lo revolvamos. ¿Qué significa NMP?

Apapachos a todos.

30/1/08 14:27  
Blogger Carmen (LaCondiciónHumana) said...

El que agoniza siente en su delirio la vida más intensa que nunca... quizá entonces se da cuenta de lo que es de especial la tarea de caer muy concentrado en una presa... quizá sólo ahora ha sido consciente de ello.

:)

30/1/08 14:38  
Blogger Bohemia said...

El cazador cazado...al menos no se enteró de nada...pobre...

BSS

30/1/08 15:13  
Blogger FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

pobre buitre, vaya muerte!!!

besos

30/1/08 15:24  
Blogger zanzara said...

Ojalá mucho buitres que caminan se llevasen algún día un golpecillo como este.

Besos!

30/1/08 15:50  
Anonymous Anónimo said...

Yo no tengo buitres de momento, pero si algun día tengo, espero
que se estrellen fuerte y que me dejen vivir en paz,

Saludos, Agustí

30/1/08 15:59  
Blogger el nombre... said...

Gilda: esto sí que es excelencia!

una metáfora de la miseria de los hombres, del odio, que vuelve contra nosotros mismos.
¿Cuándo nos vamos a dar cuenta que toooooodo lo malo que va para afuera vuelve? Que siempre, pero siempre, VUELVE!!!!!

Besos. Muchísimos

30/1/08 16:06  
Blogger Arcángel Mirón said...

Agus: siempre es hermoso verte por acá.

El nombre: creo que fue Nietzsche quien dijo "en épocas de paz, el hombre belicoso se abalanza sobre sí mismo".

Apapachos.

30/1/08 16:16  
Blogger Castigadora said...

Pobre buitre sólo pasaba una mala racha ahora no podrá pasar ninguna buena!

Saludos!

30/1/08 16:51  
Anonymous mandoble said...

excelente
no puedo decir otra cosa que excelente
me dejas sin palabras...justo a mi!!!

30/1/08 17:08  
Blogger Chicho said...

Así llevo 15 días....una mala temporada...Supongo que nos pasa a todos.....

30/1/08 17:37  
Blogger Belén said...

Sublime oiga... menos mal que he leído que eres una gaviota no tienes pinta de buitre :)

besicosssss

30/1/08 18:18  
Blogger ÓL said...

Pero era un buitre valiente: conforme se acercaba al suelo, la sombra crecía y crecía, y él no se amilanó.

30/1/08 18:32  
Blogger maria* said...

Qué corto y qué bueno. Ains... qué envidia :D

30/1/08 18:49  
Blogger teillu said...

Eso sí que es tener mala sombra... :)

Besines!!!

30/1/08 19:12  
Blogger El Viajero Solitario said...

Celebro la mala temporada del buitre, Arcángel. El pobre quizá no se lo merecía, pero nos ha brindado la ocasión de tu cuento.
Un apunte, si me permites: yo no anticiparía que se trata de una caída, me doy cuenta de que se estrella antes de que se estrelle. Quizá sólo diría que cada vez cobraba más velocidad en el descenso, algo así.
El final, para quitarse el sombrero.

30/1/08 20:16  
Blogger Carlos said...

Querida amiga nada puede salvarte si eres tu propio enemigo.

(entre nosotros, me dio un pelín de pena el buitre)

Un beso.

30/1/08 22:17  
Blogger Sandra Becerril said...

Corto y muy bueno!! De estos me gustan mucho mucho. No hay palabras de más ni de menos.

besos

31/1/08 04:29  
Blogger El Secretario said...

Hola Arcángel.

Los buitres se merecen eso y más.
Al menos, se les ve venir (casi siempre...)

Una vez hice un experimento: me tumbé en una ladera, muy quieto.
Al rato había varios buitres trazando círculos, allá muy, muy alto.
No me moví, siguieron a lo suyo, pero cada vez más bajo...

Cuando llegaron a estar tan cerca que me asustaban, me moví de puro "acojone".
Se fueron, imagino, desilusionados.

Pensaba que acudían al olor. No sé.
Puede que aquel día no me hubiera lavado bien...

Abrazo sin homenaje. ; )

31/1/08 06:18  
Blogger TOROSALVAJE said...

O de como los buitres necesitan también gafas.

Excelente.

Besos.

31/1/08 08:25  
Anonymous salva said...

Me encantan este tipo de historias, que condensan tanto en apenas unas líneas.
BeS.O.S.

31/1/08 08:36  
Blogger Herman said...

Impecable tu cuento, Gilda. Yo a veces soy ese buitre. Besos

31/1/08 11:39  
Blogger Las3Musas said...

Y una buena temporada sin duda para la presa que no era. Me gustan tus micro cuentos, quiero más!

Beso fuerte
musa

31/1/08 11:45  
Blogger Altan said...

Dios!!!!!!!!!!!!! Esto sí que es gráfico!!!!!!!! Me encanta... muy bueno. A base de hostias así es como se aprende eh?

Un beso

31/1/08 12:42  
Blogger Luna Carmesi said...

Hay buitres que lo intentan todo para saciarse... Como algunos hombres... Lo de estrellarse con la propia sombra deberia ser una leccion... si hay segundas oportunidades. Claro.
Besos.

31/1/08 15:23  
Blogger El lenguaraz said...

Al mejor estilo de Augusto Monterroso querida Gilda. ¡Enhorabuena! ha hecho cierta la cita de Baltasar Gracián:

"Lo bueno, si breve, dos veces bueno"

31/1/08 16:17  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

31/1/08 16:22  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

¡PLÍÑ!, un 40 en lo de la competencia.
¡Tóoooma Lugossi!

Perdone arcángel pero es que tenemos un campeonato con la de la bela. (¡y no vea cómo le estoy dando!; por favor, consuélela cuando venga por aquí.

31/1/08 16:22  
Blogger Arcángel Mirón said...

Señor Luzbel: no entendí ni jota. Un placer verlo por aquí, igual.

Apapachos.

31/1/08 16:28  
Blogger Carlos said...

...pobre avechucho!

juas!

31/1/08 18:19  
Blogger Indigo said...

Gilda ¡qué nivel! Magnífico texto. Un besote

31/1/08 18:59  
Blogger lágrimas de mar said...

todo buitre tiene lo que se merece

besotes para ti

lágrimas de mar

31/1/08 19:30  
Blogger Aprendiza de risas said...

Me ha encantado este breve y metafórico texto. ¡Precioso!

Una anécdota: En la sierra que se recorta a cinco minutos de mi ciudad hay un lugar maravilloso al que me gusta ir y tumbarme... en silencio y sin moverme, y ver cómo los buitres van bajando y bajando... Llega un momento en el que me muevo porque me entra miedo de que se avalancen sobre mí.

Besos y guiños,

31/1/08 20:00  
Blogger JuanMa said...

Impresionante.

Me pregunto si había un buitre mirando a nuestro buitre...

Besos (muchos).

31/1/08 22:26  
Blogger Ruben Raffa said...

Nunca estamos solos siempre estamos con nosotros mismos!!

Saludos

31/1/08 23:24  
Blogger Laluz said...

Me gustó, breve y efectivo.
Lo de Luzbel es para mí. Dejalo, sangra por la herida

1/2/08 00:38  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1/2/08 08:11  
Blogger Lúzbel Guerrero said...

¡PLÍÑ!, ¡Tóoomaaa Lugossi!

Oiga Gilda, me enteré de que hay un concurso de minirelatos en Aragón (para residentes)y creo que esta pieaza tendría muchas posibilidades de alzarse con uno de los premios.
Yo soy el diablo (y porteño), por eso, hacer trampas no me importa en lo más mínimo; ¿qué le parece si se lo enviamos a una de mis hermanas que vive en Zaragoza, y luego se reparten el botín? yo me conformo con su alma a cambio.

1/2/08 08:13  
Blogger Hôichi said...

no es una mala idea

1/2/08 09:44  
Blogger dany said...

son espejismos del deseo que terminan siendo todo lo opuesto...besos abrazos y felices y relajadas vacaciones!!!!!!!

1/2/08 10:07  
Blogger Nootka said...

Pobre. Yo no puedo soportar tanto dolor. Le hubiera dado todo porque siguiera sobrevolando, feliz, los cielos de su planeta.

1/2/08 11:38  
Blogger Alberto said...

Me han encantado tus lineas de hoy.
Claras, literarias y concisas.

1/2/08 11:51  
Blogger Sureña said...

Las malas temporadas nos hacen ver visiones ¿no?...

Muy buen post guapa

Besos!

1/2/08 14:36  
Blogger Anna. said...

Sencillamente precioso (sin palabras, le quietarian el encanto..." y es que lo imaginé como si estuviese en la matine del sabado...

un abrazo.

Anna.

1/2/08 15:46  
Blogger AdR said...

Bonita fábula. Gracias por la lección.

Besos

1/2/08 22:05  
Blogger Maria Jesús said...

Excelente relato. El final es muy aut�ntico porque estrellarte contra tu sombra es converger contigo mismo y conocerte realmente. Pero en este caso, tiene un sentido positivo pues dejar de agonizar es dejar de sufrir.

Mar�a Jes�s

7/2/08 14:10  
Blogger eSadElBlOg said...

que alivio, caer y pensar que estas descendiendo, que envidia ese positivismo ;)

24/2/08 16:11  

Publicar un comentario

<< Home