16 junio, 2007

¿Cómo sabes que ella no me escucha?

Te huelo, te crees que estoy roncando y te huelo (Marea)


Una de mis películas favoritas es la genial Hable con ella.
Ahí vemos cómo un enfermero se encarga de cuidar a una chica en estado vegetativo. Aparte de constatar que sigue con vida, él la baña, le pone cremas humectantes, asegura su buen estado físico más allá del coma.
Y le habla. Durante cuatro años ininterrumpidos, él le habla. Pero no le habla con desesperación, con angustia, emitiendo mensajes de aliento por si una parte de ella estuviera despierta y oyente, no. El enfermero le habla de cosas cotidianas: qué hizo esa mañana, de qué color son sus cortinas nuevas, de qué trata la película que vio la noche anterior. Durante cuatro años ininterrumpidos, él habla con ella como si ella le respondiera. Un amigo trata de disuadirlo, le dice que ella tiene el cerebro desconectado y que no puede oírlo. Él le contesta
- ¿Cómo sabes que ella no me escucha? El cerebro femenino es un misterio, más en este estado.

El enfermero me recuerda un poco a Florentino Ariza, el romántico suave y persistente de El amor en los tiempos del cólera. Ariza insiste en su cortejo pese a la falta de reacción de su amada. En una parte, García Márquez escribe no tuvo la impresión de ser visto, no advirtió ningún signo de interés o de repudio, pero en la indiferencia de ella había un resplandor distinto que lo animaba a persistir.
Claro que la diferencia es notable: la amada de Ariza estaba bien despierta. Pero Hable con ella es una película de Almodóvar, y Almodóvar te muestra siempre una realidad lateral.

Cuando busqué por internet el argumento de Hable con ella, encontré que trata de la soledad, la incomunicación, la amistad y la locura. Entiendo esa explicación. El enfermero es un loco solitario que vive por y para una mujer en coma. Pero creo que hay más.
Porque ella despierta. Luego de esos cuatro años de vida sin vida, ella despierta. Los médicos hablan de milagro, pero los espectadores sabemos que no es tal cosa. Sabemos que su nueva vigilia se debe sólo a la oratoria sin pausa del enfermero.
Almodóvar afirma la posibilidad de comunicación. Su enfermero sabe lo mismo que sabe el enamorado de García Márquez: que la indiferencia no es garantía de nada. Y me atrevo a esta comparación porque el resultado es el mismo: ellas reaccionan. Una se enamora, la otra despierta. Los embistes comunicacionales de ellos no fueron en vano.

Ningún intento de acercamiento es en vano.
Aunque la procesión vaya por dentro y dure cuatro años.

29 Comments:

Blogger el angel de las mil violetas said...

no he visto la pelicula, por falta de tiempo y de tener mil cosas en la cabeza, (la verdad) pero despues de leer tu entrada, se la voy a pedir a san emule ahora mismo. un beso

16/6/07 19:09  
Blogger India Ning said...

Aunque a mí Almodovar dejó de gustarme después de "Mujeres..." sí que me gusta tu penúltima frase. Ninguno es en vano.
Un beso!

16/6/07 19:44  
Blogger Letra de Mujer said...

También es una de mis película favoritas. También me hipnotiza G. Márquez (cuántas coincidencias). Tu post me deja el alma llena de esperanza. Se lo tendría que decir a Romea, seguro que sigue intentando subirse al balcón aquel.
Almodóvar tiene esa increíble capacidad de mostrar lo trágico como cotidiano, desprovisto de dramatismo, lo naturaliza. Es terapéutico.
Besos, Gilda

16/6/07 22:28  
Blogger JuanMa said...

Lo que pasa es que a veces cuesta mucho seguri hablando sin respuesta (lo sé porque lo he hecho: yo también he sido loco solitario).

Pero no. No es en vano...

Besos.

17/6/07 10:55  
Blogger botas de agua said...

no, no es en vano... y sin embargo... cuidado con la esperanza... porque esperar por esperar, a veces nos hace esperar más de 4 años algo que nunca llegará... besos

17/6/07 11:58  
Blogger TOROSALVAJE said...

La he visto un montón de veces y todavía me emociona como la primera vez.

Un secreto: cuando Caetano Veloso canta Cucurrucucú Paloma, dos chorretones de lágrimas inician el descenso en mi cara. Es autómatico. Compré el CD para vacunarme y ni con esas.

un beso.

17/6/07 12:17  
Blogger mandarina azul said...

Tampoco es Almódovar precisamente santo de mi devoción... Sin embargo, niña, comparto tus reflexiones de hoy acerca de los intentos de acercamientos. Aunque, está claro, yo no sería capaz de escribirlo tan bonito como tú.

Apachacho doble ;)

17/6/07 12:39  
Blogger MALEFICABOVARI said...

Me encantó esa película, y muy bien sacaste tus propias conclusiones, una vez mas. Las palabras, aún aquellas que a veces hacemos que ni escuchamos, se quedan siempre grabadas en alguna parte de nuestro cerebro. Y un día, ves a alguien, y le sonríes y le preguntas por aquel día, o aquella tarde, y el se extraña recordándote ausente el día que el te habló de ello.... y mira, tu memoria, caprichosa, se quedó con ello.
Yo creo que la incomunicación es el mal de los egoístas, de los que quieren vivir en un aislamiento por no molestarse en los demás, pero para los que vivimos, es necesario comunicarse, sea cómo sea, aún a sabiendas de que aquel chico igual ni te está escuchando, pero un día cualquiera, te recita tus palabras de memoria y tu kedas kao... pues eso, a mi sí me ha pasado, y al revés. Hablar a alguien, que casi ni está, y con el tiempo recibir un abrazo y una nota de agradecimiento.
No hay muros que no se puedan saltar con las palabras, sólo hay gente que no entiende esas palabras, para ellos, ahora sí, nuestra total indiferencia¡
Bsssssssssss

17/6/07 13:49  
Blogger Horacio said...

lo mejor de la película es la hermosísima chica en coma. Con una belleza así, uno se olvida de los signos vitales

17/6/07 16:51  
Blogger Ártemis Sublime said...

Por fin vuelvo!
Esta espera costó mucho, así que ahora me quedo disfrutando de este texto y de los pasados que me perdí.

Besos enormes!!!

17/6/07 18:38  
Blogger maria* said...

Es genial esa película. Me gusta tu asociación de ideas:D tienes razón

18/6/07 06:32  
Blogger el santo job said...

tengo que ver esa pelicula, por diox..
pero mira que me cuesta el bueno de Pedrito...
besos!!

18/6/07 08:02  
Anonymous Salva said...

Uuuuuuuuuh! A Horacio le gusta Leonor Watling.

Jajaja.

Si buscas, podrás encontrar que salió medio desnuda en la portada de la Rolling Stone española.

18/6/07 08:27  
Blogger Las3Musas said...

Arcágel qué película curiosa. Es una metáfora de la vida con su sordera habitual, en estado vegetativo: pero viva al fin. Esa última condición redime el resto porque trae lo fundamental: la esperanza.
Qué sería de nosotros sin un mañana mejor, yo me pregunto a partir de tus palabras que tejen y destejen en mi cabeza.

Un beso GRANDE
Musa Rella

18/6/07 10:04  
Blogger NoSurrender said...

Arcángel, realmente me gusta más la historia cuando la cuentas tú que cuando la cuenta Almodóvar!

18/6/07 11:00  
Blogger churra said...

Me encanto El amor en los tiempos del colera , sin embargo Hable con ella no es una de mis peliculas preferidas aun gustandome bastante Almodovar .
Pero me encanta como lo interpretas tu , ningun ineteto de acercamiento es en vano , nunca .
besos guapa

18/6/07 13:56  
Blogger La interrogación said...

Película francamente buena para plantearse muchas cosas, para hacerse tantas preguntas que mejor no pensar demasiado.

18/6/07 14:42  
Blogger Hôichi said...

Me gustó la peli, pero bueno Almodovar tampoco es uno de mis directores predilectos, pero en esta película consiguió uno de sus mejores trabajos.

besotes

18/6/07 15:04  
Blogger Rouge said...

Señorita, disculpe, pero no puedo opinar, bueno, sí que puedo, pero perdería los papeles porque entre Almodóvar y yo hay una pésima relación, en pocas palabras: Nos odiamos

18/6/07 15:59  
Blogger Ártemis Sublime said...

Muy buena peli.
Lo bueno de las procesiones es que abarcan mucha gente.

Besos!!

18/6/07 16:28  
Blogger laonza said...

me gusta si que me gusta
y mas tus detalles de arcangel...
besos mirona !!!!

18/6/07 16:38  
Blogger lagrimas de mar said...

no he visto la pelicula pero el argumento suena bien

besos

lágrimas de mar

18/6/07 18:06  
Blogger Sandra Becerril said...

Lo que es tener paciencia... así deberíamos hablar con la gente aunque esté despierta

besos y feliz semana!

18/6/07 18:54  
Blogger MALEFICABOVARI said...

ERES UNA TÍA COJONUDA, NENA, Y SIEMPRE CON ALGO QUE DECIR... Gracias por los ánimos, actualiza, que eres un placer para los sentidos¡¡¡

18/6/07 18:56  
Anonymous Itoitz said...

La dicha es un horizonte lejano, que retrocede a medida que nos acercamos a él. Pero estoy de acuerdo, nunca es en vano...
un abrazo.

19/6/07 06:29  
Blogger Rayuela Palatina said...

Nada en esta vida es en vano! nada nada!

19/6/07 08:30  
Anonymous mandoble said...

es verdad "rayuela", nada nada nada

(Gilda, con lo que me gusta Almodovar esa es una de las películas que menos me engancho...pero cuando te leo es como que la redescubro)

García Marquez y ese libro...qué dupla!! esa dupla es uno de los amores de mi vida...otro sos vos misma

Me encantó tu análisis, pero te digo (yo que tengo unos cuantos años más que vos) no confundir paciencia con obsesión...ojo al hilo...

19/6/07 14:45  
Blogger El detective amaestrado said...

a veces me da un poco de miedo ver pelis así, me parece que me obligan a plantearme situaciones que no me apetecen

19/6/07 14:53  
Blogger Clarice Baricco said...

Me encantó como llevaste la película enlazada con el libro.
Es una excelente película.

Abrazo

21/6/07 01:04  

Publicar un comentario

<< Home