14 mayo, 2007

Vindicación del egoísmo

Existe una doctrina que señala que el egoísmo es algo malo y que su opuesto, el altruismo, es algo bueno.
Según la Real Academia Española, el egoísmo es un inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás. Si buscamos la definición de altruismo, encontraremos que es diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio.
La verdad es que todo esto me hace ruido, un ruido muy molesto.

Porque si según la RAE, cristianismo significa conjunto de los fieles cristianos y oscurantismo significa defensa de ideas o actitudes irracionales o retrógradas, no entiendo lo del amor excesivo por uno mismo. Quiero decir, el cristianismo no es un excesivo conjunto de fieles, y el oscurantismo no es una excesiva defensa de ideas irracionales.
Coincidimos en que la terminación -ismo indica preferencia o prioridad. El cristianismo, entonces, es preferencia por Cristo ante los demás, pongamoslé, dioses. En este orden de cosas, el egoísmo vendría a ser preferencia por uno mismo ante los demás humanos.
Cuando alguien no comparte algo o no ayuda a otra persona, se dice que ese alguien es egoísta. Pero quien no comparte es mezquino, y quien no ayuda es insolidario. El egoísta se prefiere a sí mismo. Punto.

Volvamos a los altruistas, personas que buscan el bien ajeno aún a costa del propio. Recuerdo a la Madre Teresa de Calcuta, una mujer extraordinaria que cargaba leprosos sobre sus propios hombros. Ella era un ejemplo de altruismo.
Pero si alguien le hubiese preguntado si ella era feliz (o sentía paz, o se sentía buena persona, o sentía que lo que ella hacía era una gota en el océano, pero que al océano le faltaría una gota si ella no hiciera lo que hacía) ella hubiera respondido que sí. Y me atrevo a afirmar esto porque no puedo creer que alguien insista en cargar leprosos si ese hecho le produce mal humor o sensación de vacío. La Madre Teresa debía pensar que sus acciones formaban parte de su misión en la Tierra.
De SU misión. Entonces, el fabuloso altruismo de esa mujer tenía su raíz en su propio egoísmo. En su amor a sí misma. Un amor que era tan grande que la desbordaba y que le alcanzaba para compartirlo con los leprosos y demás necesitados.
Porque sólo a partir del egoísmo se puede ser solidario y amable y manantialmente amoroso. El altruismo no es más que la cara políticamente correcta del amor a sí mismo.

Salvando las kilométricas distancias (yo jamás cargaría un leproso) voy a ser egoísta y voy a elegir el mejor sillón frente a la chimenea.
Y voy a dejarte un lugar al lado mío, porque mi amor me desborda tanto que puede que llegue hasta vos.

37 Comments:

Blogger Horacio said...

perla perla perla! huevo huevo huevo! sos re freudiana...o Freud es re perliano.
La parte de los cristianos y los oscurantistas no me la habías contado, está muy bien.

15/5/07 00:38  
Blogger Bambu said...

Al final todos somos egoistas aunque como bien has dicho unos en la versión buena y otros en la de toda la vida ;-).

15/5/07 03:15  
Blogger teillu said...

En mi caso es todo lo contrario: soy egoista para así hacerle un favor al resto de mortales... :P

Besines!

15/5/07 04:37  
Blogger Aiala Ruiz de Alegría said...

caracola, me gusta cómo seleccionas los temas, este en concreto da para hablar largo y tendido.
Hay que cuidarse mucho de ese altruista que guarda en una libretita la cuenta de los salvavidas que te echa, porque hay deudas que con el tiempo ahogan. Esto del reclamo al merecido paraíso es algo muy cristiano. Yo te doy, tú me darás.
Quiérete mucho, es tu obligación. Es algo que nadie podrá hacer por tí de forma altruista.
abrazos gordotes

15/5/07 05:21  
Anonymous Alalluna said...

De todo hay en la viña del señor, cristianismo y altruismo deberían ser parte de una misma cosa pero que no siempre van unidas a la hora de la verdad. Con los tiempos que corren es mucho más fácil y cómodo limitarse a creer en algo, a tener esperanza en un cambio, que a ser una persona altruista sin más... El egoísmo, hoy día, siempre prevalece sobre la creencia; al menos, en la mayoría de las ocasiones. Besos

15/5/07 06:06  
Blogger Hôichi said...

yo es que creo que en la dicotomía altruismo/egoismo hay mucha hipocresía. No por matarte a realizar obras de caridad eres mejor persona. Y además con que baremo de mide lo que es altruista y lo que es egoísta.

besotes guapa

15/5/07 06:52  
Anonymous Anónimo said...

He tenido una especie de dejà vu, esta conversación la tuve antes.

Un saludo.

Salva
http://spaces.msn.com/salmimar

15/5/07 06:54  
Blogger madaix said...

Todos somos un "poquito" egoistas, Todos decimos que los egoistas son los demás.
Un beso

15/5/07 10:06  
Blogger maria* said...

Yo más bien diría que TODOS somos MUY egoístas. Hay quien dice que no hay buenas acciones desinteresadas, porque de todas ellas sacas algo bueno (felicidad en el caso de Teresa de Calcuta).

Pero sí hay maneras de "canalizar" el egoísmo. Dentro de lo muy egoístas que somos, ayudar a los demás, es menos egoísta porque el beneficio no lo obtienes todo tú.

15/5/07 10:30  
Blogger el angel de las mil violetas said...

Desde que Nietzsche me enseñó que Dios habia muerto, pienso distinto del cristianismo.

15/5/07 13:14  
Blogger Ula said...

Creo que lo más conveniente para no cansar mucho al espíritu y de paso al cuerpo, es llegar a un término medio entre ambas cosas.
Tampoco hay que quererse en demasía porque corremos el riesgo de hartarnos.
Eso sí, lo primero, aprender a querernos bien y de paso querer bien al de enfrente.
Un beso

15/5/07 13:37  
Blogger Lost in Translation said...

el altruista hace por los demas antes que por si porque encuentra placer en dar a los demas por lo tanto es un egoista en potencia. Es la pescadilla que se muerde la cola, por algo los voluntarios de la ONGs suelen ser personas que necesitan ayuda y prestan ayuda a los demas para ayudarse a ellos mismos.

15/5/07 17:26  
Blogger ÓL said...

La RAE es la peor fuente de información para conocer una palabra (definen "mole" como un salsa...). Lo cierto es que no hay nada egoísta en celebrarse a uno mismo. La felicidad es siempre incluyente (estar junto a una persona enamorada es estar enamorado). El dolor, en cambio, es intrasferible, egoísta, y su extremo es la soledad. ¿Qué es lo que hace egoístas a gente como la Madre Teresa de Calcuta o Bono? Su convencimiento de que están por encima de la humanidad. Nos salvan porque se alimentan de mi salvación, y eso es el egoísmo.

15/5/07 18:29  
Blogger Letra de Mujer said...

Siempre pensé que los actos de gran entrega tienen que estar basados en un gran amor a uno mismo, sin que eso implique no querer a los demás.
El amor a uno mismo tiene mala prensa.
Pasar por tu blog siempre es un placer. Besos

15/5/07 19:16  
Blogger Paula said...

y mira tú que estamos de acuerdo...

además, voy a ese rinconcito al que me acabas de invitar, debe ser un auténtico placer disfrutar del calorcito de un buen fuego contigo al lado...

¿te hace hablar un rato a ver si arreglamos un poco el mundo?

y claro que llegó, tu amor llegó

Un abrazo

15/5/07 19:36  
Blogger Astilla said...

hay que quererse mucho para luego querer al otro.

nadie puede dar lo qeu no tiene... dice una usada y antigua frase. Muy sabia también.
Cómo tus palabras. Y qeu manera de acabar. Tus finales, Gilda son ya de mis preferidos totales.

Un beso.

15/5/07 20:28  
Anonymous Itoitz said...

El egoísmo es el mayor de los embaucadores. Siempre he pensado que más daño produce en el mundo el egoísmo que la propia maldad en esencia. Pero en ocasiones no queda mas remedio que serlo...
Mil abrazos.

16/5/07 03:54  
Blogger martinezconacento said...

Ya sabes La caridad bien entendida, empieza por uno mismo. Si tú no te cuidas, mal podrás velar por otros.

16/5/07 10:17  
Blogger ESTEM said...

COMO SIEMPRE SE DICE LA CARIDAD EMPIEZA POR UNO MISMO Y SI NOSOTROS MISMOS NO MIRAMOS POR NOSOTROS ENTONCES¿ QUIEN LO HARÁ?

BESOS

16/5/07 11:07  
Blogger Ártemis Sublime said...

Muy bueno!
Mientras leía esperaba que llegues a esa conclusión. Genial!
La iglesia es tan contradictoria como la real academia.

Un abrazo!!!

16/5/07 11:45  
Blogger TOROSALVAJE said...

Total, que la Madre Teresa íba a lo suyo, no?, jajajaja, estoy bromeando.

Gilda, tu eres así?, tan racional? o te has burlado de nosotros?

Que bárbara.

Besos.

16/5/07 12:09  
Blogger Angelica_Black said...

encontré gracias al azar tu blog y me gusta ^^

volveré a visitarte, un beso

16/5/07 15:52  
Blogger MentesSueltas said...

Pasaba a conocer tu espacio, interesante, me gusta tu estilo.
Volveré.

Un abrazo.

MentesSueltas

16/5/07 16:47  
Blogger k@rYn@ "la mujer INVISIBLE" said...

hola hola deseandote una buena semanita te mando un besote
ahh por cierto me quedo clarisimo

muy bueno como siempre

16/5/07 20:03  
Blogger Azul caleidoscopio said...

Mas alla de los ismos, cuando hacemos lo que nos hace bien, lo que nos ayuda a que cumplamos nuestro proposito terminamos haciendole bien a muchos a nuestro alrededor con intencion o sin ella, por ejemplo o por accion. Muy buena tu reflexion y el final me encanto. Saludos.

17/5/07 10:58  
Blogger Sandra Becerril said...

No sé, creoq ue depende mucho de que lado lo veas... a veces no es tan malo, pero cuando supera todo lo demás, destruye muchas cosas

besos!

17/5/07 16:49  
Blogger MALEFICABOVARI said...

Después de leer este texto, tan bien documentado y al que no le falta una puta coma, me quedo a tu lado, en el ala de los egoístas, aquellos que se procuran llenarse las arcas de todo tipo de bienes, mentales, materiales, para luego estar bien formaditos y enteros y saberse dar a la gente. Realmente de egoísmo tiene poco, y el amar ya implica un abandono de uno mismo absoluto, fijas tu mirada en otra persona, fijas tu vida y la dejas pendiendo del hilo de la suya, y fijas tus cimientos egoístas, para construír con los suyos algo en común. De tu frase final, esa que dice lo de "llegar a vos", extraigo esta conclusión. De egoísta no tienes nada, guapa, y no es muy normal llevar la sonrisa puesta cargando a un leproso, y sentirse en la cima del mundo, puede que sólo unos cuantos sean los elegidos, pero ese bando tiene un aura extraño y demasiado perfecto para hacerle credo alguno de mi vida.
La egoísta número dos, te deja un beso, pero luego devuélveme tu otro, eh, egoísssssssssstaaaaaa¡¡¡¡

17/5/07 19:14  
Blogger Clarice Baricco said...

Después de leer todo tu planteamiento -interesante- lo que me llenó es tu amor desbordado. Genial.

Abrazos

18/5/07 01:04  
Blogger Gwynette said...

Pues si, estoy en una fase de empezar a ser egoísta, siempre he sido muy generosa con todo el mundo..creo que estaba ocultando algo que aún no sé que és :-)

Me ha encantado tu conclusión !

Apapachos para ti

18/5/07 06:41  
Blogger MentesSueltas said...

Dejo un abrazo desde la otoñal Buenos Aires.
MentesSueltas

18/5/07 07:43  
Blogger Cristina said...

Me gusta tu reflexión. Evidentemente el que se esfuerza por los demás lo hace por satisfacer una necesidad personal y eso le aprota un bienestar que no se consigue de ninguna otra forma. Pero no todos tienen la suerte de poder disfrutar del egoísmo de Teresa de Calcuta : )

18/5/07 15:16  
Blogger peregrina said...

Me quedo con algo cerca del final...brindemos por el egoísmo!

18/5/07 16:34  
Blogger peregrina said...

Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estas muriendo de ganas de hablarle de ti.

19/5/07 18:59  
Blogger Rayuela Palatina said...

Si no se es egoísta y se empieza por pensar en uno mismo, como vas a pensar siquiera en los demás? Con el beneficio propio empieza el ajeno... o era al revés? xD
Un besin!!

20/5/07 05:24  
Blogger Ontokita said...

egoismo, altruismo...creo más bien en lo que al final el corazón - y no la razón - admite como correcto. la conciencia es lo primordial si la escucharamos más tendríamos un mundo mejor

20/5/07 07:54  
Blogger NoSurrender said...

Quizás la RAE debería distinguir entre "cristiano" y "cristista", arcángel.

20/5/07 08:11  
Blogger Sebastián Alvarado Vergara said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12/7/07 22:42  

Publicar un comentario

<< Home