03 mayo, 2007

Ama y ensancha el alma

Primero fue Penny. Era una perra negra y lanuda que ya era parte de mi familia cuando yo nací. Tenía para con nosotros una fidelidad adorable y amorosa.
Un fin de año, unos fuegos artificiales la asustaron y huyó. Nunca más supimos de ella.

Luego vino Indiana. No la recuerdo bien, creo que era una perra callejera de color marrón. Vivió con nosotros poco tiempo.
Si mi memoria no se equivoca, la atropelló un colectivo.

Inmediatamente después adoptamos a Tasha. Era una siberiana blanca y gris con porte de reina.
Murió de vieja y con una sordera casi total hace un par de meses.

Ahora tenemos a Pepo. Es un labrador bellísimo de un año y tres meses. Es, también, inteligente hasta el asombro y dueño de una rebeldía que supera ampliamente el límite de lo tolerable.
Hace unos días le agarró una especie de pulmonía que lo tuvo tosiendo lastimosamente. Antibióticos y tres visitas al veterinario. Ya está bien, ahora mismo lo escucho ladrar con ese ladrido tan insolente y tan suyo.

Entiendo que el ser humano ama a otros seres humanos sin poder evitarlo. La propia especie tiende a amarse como modo de supervivencia y para lograr que el mundo sea habitable. Cuando nos enamoramos y sufrimos por un amor no correspondido, una parte nuestra sabe que uno de los riesgos del amor es que no nos amen. Cuando amamos a familiares ancianos, los amamos sabiendo que corremos el riesgo de verlos morir. Y lo hacemos porque así somos.
Y así desde siempre, supongo.
Pero el amor a los perros (digo perros porque en mi caso son perros, vale también para gatos, pájaros, cobayos, tortugas y demás) no es inevitable, no es condicional a nuestra especie. Sabemos que el perro que nos mira desde la vidriera de la veterinaria va a morir, con suerte, en quince escasos años y de todos modos entramos y decimos me llevo ése y nos enamoramos sin dudar. Y lo hacemos cuando podríamos vivir sin hacerlo. Y se muere, y adoptamos otro.
Y así hasta siempre, supongo.

Y que no venga algún deslunado con ínfulas de heavy a decirme que el amor no existe, porque ya demostramos que amamos siempre, amamos aunque duela, amamos después de llorar, amamos como si eso explicara todo.
Y lo hacemos porque el amor salva, y salva aunque el tiempo, los incrédulos y la muerte digan lo contrario.

31 Comments:

Blogger Otro Maldito Bastardo said...

Yo tuve a Naín, labrador impenitente y somnoliento que murió hace un mes. Una tortuga que murió abrasada en cal viva. Dos gorriones que se fueron de viaje. Tengo ahora un kettel que caza moscas y una pastora alemana que pisa al kettel cada dos minutos porque es muy grande. Tengo a mi hermano que pesa 80 kilos. Y yo que soy un burro. No sé que hacer con tanto animal, en la tele y en la vida.

3/5/07 18:26  
Blogger Atzavara said...

Aunque no comparto tu pasión por los perros... básicamente, estoy de acuerdo con lo que cuentas... porque amar es una enfermedad crónica...

3/5/07 18:28  
Blogger el santo job said...

pí es la demostración de que no hay nada mejor que los animales
un besote!

3/5/07 19:01  
Blogger pazzos said...

Me dice Eliott, que es un Westie que de humanos sabe un rato, que tienes un corazón muy bello.

3/5/07 20:14  
Blogger raull said...

y es amor del incondicional, del que duele el pecho con la pérdida.

3/5/07 21:00  
Blogger nomesploraria said...

¿Pero como no va existir?
(Corroboro el comentario de Pazzos que últimamente me los pisa :-)

4/5/07 04:56  
Blogger madaix said...

Y amas, te encariñas..
Cuando muere le lloras...
Y no lo puedes olvidar...Sin embargo, vuelves a empezar.

4/5/07 05:05  
Blogger Hôichi said...

yo quiero a mi perra luna, más que a muchos supuestos seres humanos, el ser humano en líneas generales es bastante detestable.

besitos

4/5/07 06:39  
Blogger La interrogación said...

Hay amores incondicionales y a los animales, más que a las personas se las quiere así, porque sí porque ellos lo valen.

4/5/07 07:41  
Blogger Vuelo rasante said...

Sí Arcangel, estoy de acuerdo contigo. El amor salva. Y los animales ayudan a ello.

4/5/07 16:13  
Blogger Gwynette said...

Amo a los perros desde siempre. En casa de mis padres siempre ha habido y en mi casa también.Todos los perros que están en mi recuerdo: Nouska una pastora alemana que murió de viejecita. Patxuli un podenco ibizenco que murió después de un montón de días de velarlo como si fuera una persona, Brut, al que recogí de debajo de un coche de la policía ¿? y murió al medio año de lismaniosis, Birky, pastor alemán, lo tuve que sacrificar hace un año, y ahora mi niña Odra, un pitbull blanca que solo reparte besos..No es que los quiera, es que sacrifico a veces vacaciones por ellos.. los adoro !
Apapachos para ti

4/5/07 17:07  
Blogger MALEFICABOVARI said...

EXACTO¡ Pero el perro, el gato, el pájaro... todos son fieles, IMPORTANTE, sólo se los lleva la muerte, o un viaje estúpido a alguna parte de la que no saben volver, LOS HOMBRES SE VAN CON RUBIAS, CON MORENAS, DEJAN DE AMARTE, PEOR AUN, TE AMAN POR DIAS..... y los adorados animalitos, te aman para siempre, desde que te los adoptas y te los comes a besos, ayyyyyyyyyyy, ojalá tuviese un gato, pero el que renta no deja.... y así le amaría un montoncito y el barman sería un poco menos amado, y las cosas se compensarían....
Me encantan tus sentimientos, y la veracidad de cómo los transmites.
Bss
Male

4/5/07 18:41  
Blogger Letra de Mujer said...

Y el que lo niegue, aún no ha sido salvado.
Besos

4/5/07 19:21  
Blogger Té la mà Maria said...

http://telamamaria.blogspot.com

5/5/07 04:26  
Blogger Lost in Translation said...

amar sin condiciones sabiendo que a lo sumo 15 años vamos a verlo morir es el mismo riesgo exactamente igual que el que tomamos cuanod salimos con alguien. Quizás incluso hasta dure menos el amor entre humanos que el amor entre un ser humano y un perro. Tendrá fecha de caducidad material, pero sabes que hasta su ultimo aliento ese animal te va a querer. Y no puedo decir lo mismo de muchos humanos. Ahora no seamos romanticones falsos, es mucho mas debil el amor humano que la adoracion incondicional de cualquier perro. No podría la mano en el fuego por un hombre pensando en que daría su vida por mi. El perro ni siquiera vacilaría ni dudaría un segundo en hacerlo. Eso para mi vale oro. O más.

5/5/07 05:10  
Blogger Astilla said...

Arcángel, que este texto es uno de mis favoritos y lo será siempre.La manera en que lo terminas es muy buena. Y además, tienes razón yo tengo a mi perra Capicúa y la adoro y me adora y nos hemos salvado las dos de destinos muy grises al habernos encontrado.

Un beso.

5/5/07 12:41  
Blogger Ártemis Sublime said...

Simplemente fantástico!

Me queda resonando la frase: "...amamos como si eso explicara todo..."

Un abrazo!!!

5/5/07 14:15  
Blogger El detective amaestrado said...

Guau, mi ama..tú si que amas...

5/5/07 15:09  
Blogger annabellee said...

Los animales son tan puros y tan auténticos que, los que los amamos, es porque nos interesamos en conocerlos y los aceptamos como son, así sin más, de una forma inmediata. Les dejamos ser y ellos se dejan querer. El amor entre los humanos está más contaminado...yo intento tener presente el animal que hay en mí cuando amo.
Un saludo, Arcángel divino.

5/5/07 17:15  
Blogger Paula said...

es cierto

el amor salva

y la incondicionalidad de los animales, nos vuelve más humanos

digan lo que digan

un abrazo

5/5/07 18:22  
Blogger botas de agua said...

Mi padre y su gato son inseparables. A veces habla tanto de él que me recuerda a una madre que acaba de tener un bebé. Se llama Félix. Por el gato Félix y por su amigo Félix, que murió, al que admiraba y quería.

5/5/07 22:56  
Blogger Rayuela Palatina said...

Yo el año que viene viviré con un perro salchicha... se llama Dodo.
Todavia no entiendo porqué la gente se empeña en decir que el amor no existe. y menos mal que existe... y claro que nos salva...
Un besín!

6/5/07 04:38  
Blogger raull said...

Hola Gilda. ¿Diagramación extraña? ¿Y eso por qué? ¿Tú crees? jejejje.

Un saludo fuerte de un andaluz en Madrid (oye, intenté ver donde está Lanús con exactitud... pero el google maps no lo reconoce...)

6/5/07 08:49  
Blogger MALEFICABOVARI said...

Niña, con lo rebonito que escribes, te me cuelgas algo ya??? Es mono. Ya sabes...
bsssssssssssssssssssssss

6/5/07 19:43  
Blogger Mariposa_Sabinera said...

Entiendo totalmente lo que decís Gil... y mientras escribo ahora, hechado al lado mío se encuentra Membrillo mirándome con carita de indigente porque le dije que terminaba de escribirte y le daba de comer.
Yo sinceramente siempre fuí re animalera, mi vieja me dice que de chica todo bicho que caminaba iba a parar a casa. Pero con Memito es distinto... es un amor inexplicable. Lo adoro, simplemente es hermoso y lo amo.
Bellisíma entrada amiguisíma!
Besotes impares y sin sal!
Dani.-

6/5/07 21:33  
Blogger TOROSALVAJE said...

Aunque me corran a gorrazos, he de decir que los perros son más nobles que las personas. La naturaleza es injusta, ellos deberían vivir más, y mucha gente menos.

Adiós.

Ah, el beso.

7/5/07 08:21  
Blogger ElCorintio said...

Yo siempre quise tener dos perros y acabe con un gato. Hace dos años que abri una caja de carton, extraje un saco de dentro y lo agite hasta que ella callo sobre los azulejos del baño. Asustada corrio a esconderse tras la taza, un rato despues asomo y nos miramos a los ojos, ella maullo con rudeza y entonces supe que todo iria mejor.

7/5/07 08:23  
Blogger NoSurrender said...

Houllebecq sólo salvaba como muestra de amor el de los perros, precisamente, en la posibilidad de una isla.

7/5/07 09:09  
Blogger Anna. said...

... el Amor y sus locas desesperaciones...

es bellisimo...

Anna.

7/5/07 16:37  
Anonymous Anónimo said...

Que lo pario...

7/5/07 17:53  
Anonymous Anónimo said...

debo aclarar que la frase no es mi...se la robe a un perro...
Tiito

7/5/07 17:55  

Publicar un comentario

<< Home