17 abril, 2009

Estirpe

Te asustó mi condición tricéfala, lo noté en tu expresión; creyéndote el cuento, sacaste la espada de la piedra y de un tajo limpio y experto me despojaste de una cabeza. Te preparaste para degollar la segunda y te sentiste perdido al ver que del hueco primero me crecían tres cabezas más. No hace falta ser un matemático para entender que no te convenía insistir en tu manía segadora. Yo quise serenarte, quise explicarte que jamás te haría daño, que cada una de mis cabezas piensa en vos noche y día con terquedad amorosa, pero no hubo forma: te quebraste en un llanto aterrado y corriste a refugiarte en los brazos y en la cabeza única de una mujer normal, cuyo árbol genealógico está libre de extravagantes animales mitológicos.

50 Comments:

Blogger amor y libertad said...

gilda, evitemos la normalidad, no renta, yo te quiero mujer hidra y dragón, así te quiero

17/4/09 16:07  
Blogger Sofi ♪♫ said...

Qué impresionante lo que escribís...
Impresionante...

17/4/09 16:18  
Blogger isis de la noche said...

AAAYYYY... Cómo le haces para escribir semejantes maravillas!!!

¿Dejar una mujer-monstruo que es capaz de amar 'bestialmente'??? No sé qué hombre se atrevería!!!!! ;)

bueno... cada vez son más los que buscan "mujeres normales" y nos confinan a la soledad del bestiario al que pertenecemos jeje..

besos!!

17/4/09 16:50  
OpenID elshowdefusa said...

Yo, como amor y libertad, te quiero así, con infinitas cabezas, con un amor bestial, incansable. Porque no hay duda de que Gilda es ese dragón de este cuento breve.

Te abrazo.

17/4/09 16:52  
Blogger Vania B. said...

Suele suceder, querida Gilda. A los seres mitológicos suelen condenarlos a la soledad infinita, pero irónicamente son los que sobreviven al tiempo y al espacio, pues son imprescindibles y eternos.

Un abrazo gigante.

17/4/09 17:35  
Blogger SUSANA said...

A veces, el terror invade el alma de los guerreros, aún de los héroes.

Pero no olvidemos la estirpe.... Su mitad humana, asustada, hoy lo lleva a buscar refugio en los brazos y cabeza de una mujer normal, que secará sus lágrimas y le brindará un lecho tibio.

Pero, tarde o temprano, la otra mitad del héroe, la divina, porfiará el desafío.
Porque las tricéfalas y los héroes suelen pactar un destino común…más allá de sus voluntades y de sus miedos.

Estupendo Amiga Querida.

Mi abrazo y mi cariño de siempre.

:)

17/4/09 17:40  
Blogger Camille Stein said...

una estirpe de tantas cabezas amadoras requiere un amante-contrincante de proporciones épicas...

excelente, Gilda

un beso

17/4/09 18:20  
Blogger Arcángel Mirón said...

Santi: mis tres bocas te mandan un beso grande (un beso cada boca).

Sofi: gracias nena. :)

Isis: dentro del bestiario todos nos vemos normales. Los raros son los de afuera.

Fusa: vos también sos mitológica. Te reconozco.

Vania: hace siglos vengo padeciendo. (Y disfrutando).

Susana: que así sea. Te abrazo.

Camille: "...y ya que tengo un ilimitado poder, voy a causar un tigre" (J.L.Borges).

:)

Apapachos a todos!

17/4/09 18:39  
Anonymous Sinuosa said...

Pues andamos las dos "de cabeza", esta semana, jajaaj
Pobre hombre..., es lógico que hiciera lo que hizo, eran demasiadas neuronas femeninas juntas para una única másculina. Se lo iban a merendar vivo.

(Ahora vendrán los varones a crucificarme)

Muy bueno, Gilda.

17/4/09 18:44  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

El muy bonito este relato. A veces todo lo que se sale de lo normal, ya por ser así lo rechazamos.
Besicos muchos niña.

17/4/09 19:17  
Blogger Pradero said...

Me dejaste durito, Medusa.
;)

17/4/09 19:44  
Blogger Luminicus said...

y quien es normal???

17/4/09 20:46  
Blogger Carlos said...

Si de cada cabeza cercenada, brotan tres cabezas nuevas, las cuales, de acuerdo a lo que cuentas, han de triplicar el sentimiento amoroso, de ser él, cada día, afilaría tercamente el cuchillo.

18/4/09 00:20  
Blogger Liter@to said...

Una medusa enamorada... y tal vez resentida...


Saludos.

18/4/09 01:23  
Blogger Belén said...

Jo, si es que algunos hombres no escuchan.. casi que note conviene pues, buscate otro, guapa (s)

Besicos

18/4/09 03:20  
Blogger TORO SALVAJE said...

Entiendo que huya.
Menudo panorama.
Casi mejor que se corte la propia.

Besos.

18/4/09 04:29  
Blogger Salva said...

Lo conseguiste... ¡precioso!

18/4/09 06:01  
Blogger El Viajero Solitario said...

Me recordó a "Lucas, sus luchas con la hidra", del maestro Cortázar.

En verdad, prefiero a una mujer multicéfala (si esta palabra existe), la incertidumbre de no saber cuáles de sus cabezas te va a responder ni en qué tono; aunque también comprendo la reacción del hombre, que a veces lo que más reconforta es la calidez de unos brazos simples, conocidos.
Aunque, mejor pensado, ni la una ni la otra; me quedo contigo o con vos, gran escritora.

18/4/09 07:02  
Blogger .Gs. said...

Hola Gilda!
Preciosa, enhorabuena por el escrito.
Esto me hizo recordar a un videojuego en el que yo era Hércules y le cortaba la cabeza a la hidra. Anque en la segunda parte del texto pensé en esos hombres que abandonan a sus parejas cuando veen los problemas...

Un beso! Gran escritora

.Gs.

18/4/09 09:08  
Blogger Verbo... said...

Me ha encantado la manera en que los has dicho; yo no puedo decirlo mejor.

Decir que soy compleja, que pienso y siento a mil millas por hora, que me entiendas, que soy tal cual, que me habitan muchas mujeres que estan en constante crecimiento y reproducción... pero, a veces sus capacidades infantiles emocionales, no nos entienden, y se van a buscar una mujer de una sola cabeza...de una sola pieza teatral, y aún ni eso.

Entonces, ¿en dónde encontrar seres con multiples cabezas, pulpos que nos agarren ????

Sos genial, de verdad que te ha quedado poético, bello y hasta sensual lo que tenias que decir.

Todo un deleite.

Abrazos ♥

18/4/09 11:22  
Blogger Arcángel Mirón said...

Sinuosa: yo creo que estamos en igualdad de condiciones. (Excepto quienes tienen tres cabezas).

La casa encendida: lo anormal asusta, casi siempre.

Pradero: no quiero contestarte una grosería. :)

Luminicus: a veces creo que nadie, a veces creo que mucha gente. No sé. Todos tenemos nuestras extrañezas, supongo.

Carlos: yo creo que no. Creo que cada vez que él cercena una cabeza, las tres que le crecen a ella lo quieren un poco menos cada vez. Instinto de supervivencia, que le llaman.

Literato: ¡y como para no estar resentida! ¿Cómo te sentirías si te cortan una cabeza? :)

Belén: a mí no me digas, decíselo a ella. Yo sólo lo cuento.

Toro: sí, la tiene difícil, lo admito.

Sal: sip. :)

Viajero: no confundamos multiplicidad de cabezas con esquizofrenia. ¿O sí? Gracias por preferirme. :)

Gs: hay personas con poco aguante (y hay problemas inaguantables).

:)

Apapachos a todos!

18/4/09 11:29  
Blogger Arcángel Mirón said...

Verbo: gracias, nena. Todos somos complejos en algo, sólo que algunas personas tienen (o tenemos, no sé) complejidades más notorias.

:)

Apapacho.

18/4/09 11:31  
Blogger Miguel Baquero said...

Vengo de donde Sinuosa, donde el relato es casi el opuesto, y me ha gustado mucho encontrar este micro mitológico y precioso del monstruo que podía amar noche y día con cada una de sus cabezas. Enhorabuena

18/4/09 13:10  
Blogger Herman said...

Me ha gustado mucho, Gilda. A veces tanto amor da miedo.

18/4/09 17:03  
Anonymous troyana said...

Gilda,
es que hay hombres( y también mujeres) que prefieren los caminos sencillos y rectos,sin darse cuenta de que a veces los sinuosos están repletos de aventura y aún con alguna dificultad adicional,el resultado compensa y la emoción es más intensa.
1 abrazo

18/4/09 19:33  
Blogger Shandy said...

Asustan, claro que asustan las tres cabezas. Se necesitan otras tantas para poder comprenderlas.

Pero cuando se encuentran dos monstruos son la hostia: la Santísima Trinidad (metáfora:)

Buena metáfora la tuya.

18/4/09 19:58  
Blogger Lucy in the Sky said...

La mayoría de los mortales hace lo mismo.

18/4/09 20:52  
Blogger MentesSueltas said...

Hola, pasaba a saludarte, espero estes bien.
Mi abrazo de siempre.
MentesSueltas

19/4/09 07:42  
Blogger errante said...

No hay persona que no sea, al menos, tricéfala. Y hay muy pocas personas que no le tengan miedo a las otras personas.

19/4/09 07:52  
Blogger Raúl said...

Es que no, Gilda: el amor no todo lo puede. Varias quejas a la vez, varias lenguas que atender,... definitivamente NO.

19/4/09 08:03  
Blogger Arcángel Mirón said...

Miguel: muchas gracias. Bienvenido.

Herman: el amor siempre da miedo, tenga una, dos, o tres cabezas.
Gracias. :)

Troyana: como que a veces lo barato sale caro. :)

Shandy: claro, entre monstruos se entienden.

Lucy: sí, es una característica. Ojo, que los seres mitológicos también tienen sus mañas.

MentesSueltas: todo bien por acá, gracias.

Errante: muy sabio. :)

Raúl: claro que el amor no puede todo. Debe ir acompañado de muchas otras cosas. Es estresante amar.

:)

Apapachos a todos!

19/4/09 12:57  
Blogger Alatriste said...

Tu manera de dominar el lenguaje me abruma. Eres una maestra. Un besazo, niña y cuídate mucho.

19/4/09 15:33  
Blogger NoSurrender said...

Bueno, algunos tienen tanto miedo a las relaciones que buscarían los brazos de alguien sin ninguna cabeza.

Y es que, si una mujer con una buena cabeza asusta a determinado tipo de hombres, con tres ya ni te cuento.

Besos!

19/4/09 16:03  
Blogger Nausicaa said...

Ah! Hombres! Q panda de cobardes! (vease que hoy no estoy contenta con el género masculino).

20/4/09 04:43  
Blogger Joseph Cartaphilus said...

Me gustó mucho, mucho, mucho.

Pues eso

Dichosos riñones lo que me duelen hoy.

20/4/09 06:43  
Blogger Arcángel Mirón said...

Alatriste: muchas gracias por tus palabras.

NoSurrender: yo puedo entender que busquen a alguien que tenga una sola cabeza, pero elegir a alguien sin cabeza me resulta inconcebible. Con esa persona ni siquera me planteo la posibilidad de negociar. :)

Nausicaa: pero qué hermosos son. :)

Joseph: gracias gracias gracias.

:)

Apapachos a todos!

20/4/09 11:42  
Blogger La Morsa a la Deriva said...

Qué suerte el tipo este del cuento, che. No hay nada peor que una mujer a la que le crecen tres cabezas por cada una que se le arranca. Esas son las más peligrosas. Está muy bien lo del cristiano este, que se tomó el buque apenas vio el peligro. Quién pudiera. A mí no me sale. Termino perdiendo la única cabeza que tengo por esas mujeres de cabezas eternas. Qué se le va a hacer.
Ah, me gustó el relato.

Saludos de algún mar de por ahi,

La Morsa que va y viene

20/4/09 19:41  
Blogger lunazul said...

Estos hombres cada vez más cobardes, se asustan por nada, jajaja! Muy bueno, nena, me ha gustado :D

Besitos! ;)

21/4/09 11:22  
Blogger Plutónica said...

Saludos Arcángel Mirón, hace mucho que no me pasaba a leer tus relatos.

Te sigo. Besos.

21/4/09 14:25  
Blogger Oscar Alonso said...

Mu gonito, Arcángel. Pero que mu gonito.
Un besote.

22/4/09 07:21  
OpenID brujaroja said...

Qué cuento tan perfecto. Y qué envidia me da lo bien que escribes...
Y ya puestos, qué tristes los que prefieren mujeres con una sola cabeza, que anda que tienen que ser aburridas...

22/4/09 11:05  
Blogger Arcángel Mirón said...

Morsa: lo barato sale caro, a veces. :)

Lunazul: hay de todo, hay de todo... :)

Plutónica: Es verdad, Plutónica, yo también debo pasar a leerte. Un abrazo!

Oscar: ¡Tanto tiempo! ¿Cómo estás? Espero que todo muy bien. Gracias y saludos.

Bruja: Gracias, pero vos no lo hacés nada mal. :)

Apapachos a todos!

22/4/09 11:36  
Blogger NuNú said...

Y lo peor la moraleja:

"comieron perdices y se aburrieron felices"...

Mujer tricéfala quizá debería buscar a hombre trineuronico jijijiji

23/4/09 08:21  
Blogger Clarice Baricco said...

Terquedad amorosa! a veces lo necesitamos recibir.


Feliz cumple chica de las letras!


Besotes.

23/4/09 11:05  
Blogger Arcángel Mirón said...

Nunú: jajaja, exacto!!

Gra: yo soy terca por naturaleza, así que entiendo a la mujer del cuento.
Gracias amiga.

:)

Apapachos a todos!

23/4/09 11:50  
Blogger Hank said...

Demasiado amor para un solo corazón.

Se me ocurre que las cabezas no son iguales y pienso, entre expectante y abrumado, en todas esas miradas y en tantas bocas por besar.

Un abrazo, amiga.

25/4/09 07:59  
Blogger malditas musas said...

Una mujer dispuesta a perder la cabeza con tal sensatez, asusta.

Me encantó.

bso
musa rella

25/4/09 19:35  
Blogger Arcángel Mirón said...

Hank: yo también lo pienso, y es embriagador.

Marce: pero viste cómo es, pierde una y le crecen tres. Siempre hay un as bajo la manga.

:)

Apapachos.

26/4/09 12:06  
Blogger Literato said...

Si me cortaran una cabeza tal vez me sentiría aliviado, todo depende. Sin embargo la medusa en cuestión parece disfrutar del hecho de que le nazcan más cabezas pero eso mismo asusta a su enamorado y él huye, después de todo parece que a él solo le gustan las mujeres de una cabeza y no las tricéfalas.

Saludos.

5/5/09 08:45  
Blogger JuanMa said...

Hay quien no sabe apreciar las diferencias...

Besos.

10/5/09 19:25  

Publicar un comentario

<< Home