23 enero, 2010

La realidad en su laberinto

“La certeza es una emoción, no un hecho”, le dice Philip Seymour Hoffman a Meryl Streep en “La duda”, cuando ella (monja) afirma tener la certeza de que él (cura) abusa de un menor.

La película (excelente) no muestra hechos. Muestra percepciones, interpretaciones, opiniones. Emociones. Y yo la miro por segunda vez, y dudo. Dudo de la certeza de la monja, dudo de la inocencia del cura. Y dudo de mi duda, dudo de mi capacidad para equivocarme y dudo de mi capacidad para acertar. Y saco mi duda de la película (inevitable) y la traslado a la realidad.

La emoción tiene un papel protagónico en la realidad. La emoción-certeza, la emoción-duda. La emoción activa la realidad, le da forma, la transforma en algo móvil. Si sólo existieran los hechos no habría equivocación ni acierto, ya que los hechos son irrefutables y no dejan margen para equivocarse o para acertar (¿cómo me equivoco, cómo acierto, cuando se trata de juzgar algo que no se puede negar?). Pero aún así, aún juzgando en base a hechos, la cosa es más complicada de lo que puede parecer; un hecho no nace de la nada, las cosas no ocurren porque sí. Si ocurre algo (algo innegable, algo totalmente comprobable) es porque otro algo dio lugar a que eso ocurra. La verdad casi siempre está más atrás de lo que se piensa. Entonces: ¿cómo juzgamos sin posibilidad de equivocación algo que no sabemos dónde, cómo ni cuándo empezó?

La realidad es emocional y, por lo tanto, inabarcable. Y, al mismo tiempo, es la emoción en todas sus formas la que hace posible la realidad, sea para bien o para mal, ya que dejar de volcar parcialidades propias en cada hecho que presenciamos (o que creemos presenciar) sería dejar de ser humanos. La realidad es un conjunto de hechos y de percepciones, y si algo de eso falta, la realidad deja de existir.

Si escribí esto es porque estoy segura de lo que pienso. Tengo la certeza de que es así. Pero como coincido con el cura, también tengo la certeza de que puedo estar absolutamente equivocada.

17 Comments:

Blogger Druida de noche said...

Percepción + hechos = realidad. ¿Esa es la teoría?. Hummmm, no estoy seguro. Un arbol cae en la mitad de una llanura vacía, nadie lo percibe, es un hecho?... NO sé.. tengo dudas.

besos dudosos
Druida.

23/1/10 18:58  
Blogger Salva said...

A mí todo esto (no sé por qué) me recordó una historieta de Charlie Brown, donde alguien le decía a Charlie: "no puedes tener nada en contra de esa persona porque nunca has hablado con ella", y Charlie respondía: "sí que puedo... puedo tener prejuicios".

Besos!

23/1/10 23:21  
Blogger Vértigo said...

También me hizo pensar la peli.

24/1/10 11:29  
Blogger Wara said...

Hay cosas como la realidad, la verdad o la certeza que no pueden ser absolutas por cuanto nosotros con nuestros sentimientos y percepciones las conformamos, las contagiamos, las modificamos... Supongo que lo importante es ser conscientes de esto y no empeñarnos hasta el extremo afirmando que nosotros conocemos la verdad, la realidad, que tenemos la certeza.

La película no la conozco, pero voy a ver, tengo curiosidad.

Muchos besos, Gilda.

24/1/10 13:04  
Blogger Belén said...

Incluso los hechos son en sí percepciones, lo que puede ser normal para ti, para mi puede ser toda una ofensa...

Besicos

24/1/10 15:19  
Blogger malditas musas said...

Coincido, el terreno de la emoción termina en la piel.

bsos
musa

24/1/10 17:16  
Blogger AdR said...

Me has dejado dudando emocionalmente de la realidad.

Besazos.

25/1/10 12:17  
Blogger mera said...

Si solo consideramos los hechos no hay vida, hay estadística. Y a veces miente.

25/1/10 15:00  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

Ya me has dejado con las ganas de ver la película, asíq ue voy a hacer lo posible por buscarla.

Besitos guapa.

25/1/10 16:14  
Blogger Zorro de Segovia said...

en esta vida tridimensional, el hecho objetivo sólo lo es para el que lo mira, desde su posición, con su carga emocional y con su saco de prejuicios. Otro, a su lado, con la misma luz y a la misma distancia, suele tener la certeza de que vio algo distinto.

¿Cómo lo ves? a mi me faltan una cuarta o una quinta dimensión para verlo claro.

26/1/10 20:30  
Blogger Casilda said...

Me apunto la pelicula . La verdad es que es horrible tener la certeza de que se puede estar completamente equivocado, pero es asi.
Tampoco se puede estar permanentemente instalado en la duda , seria un sinvivir .
Besos

27/1/10 08:13  
Anonymous Gladys Pinilla said...

No entendí la vaina pero se le ve que tiene un corason grande como una guagua

27/1/10 13:23  
Blogger 8patas said...

Uuuuuauuuu!!!

27/1/10 18:50  
Blogger SUSANA said...

La peli evidentemente me la he perdido, aunque aún no es tarde.

Pero sin dudas, la ausencia de hechos, no sólo la convierte en atractiva...también en desesperante!

Ese mar de percepciones, interpretaciones diversas ¿sofismas? puede ser una trampa mortal para el ser humano. U otro libro de filosofía.

(me quedé pensando en el comentario de Druida de la noche, muy Berkeley!)

Nuuuuuu, no me pidas nada más profundo, tengo 39º en el televisor y 45 de térmica! La luz se corta, también internet y yo estoy caminando por los techos!

:))))))))))

Besos sofocados y abochornados!

27/1/10 19:19  
Blogger NoSurrender said...

Me ha encantado leerte, y me ha encantado que coincidamos en el tema en un post, y que coincidamos en que La Duda es una gran película. Tienes razón, el mundo se nos presenta como una emoción, como algo que nos define como ser, de hecho somos ser-en-el-mundo. Claro que la realidad es emocional. Hay mucha filosofía en esto y mucha buena literatura, ¿has leído a Pessoa?

29/1/10 17:44  
Blogger Arcángel Mirón said...

Muchas gracias a todos.

Apapachos y muy buen febrero.

:)

30/1/10 13:00  
Blogger JuanMa said...

Hay que aceptar que es así. Una vez aceptado, sólo queda dejarse llevar por las emociones. No es posible hacer un juicio justo e infalible, así que ¿para qué intentarlo?

Un beso, ciertamente equivocado.

21/2/10 14:05  

Publicar un comentario

<< Home