06 octubre, 2009

Madera de viejo nogal

Y la victoria crecerá despacio, como siempre han crecido las victorias (Mario Benedetti).

No es que la muerte sea una victoria, no se trata de eso. No puedo ver a la muerte como una victoria. Tampoco es que yo la llore como la llora su gente, nunca fui fanática de Mercedes Sosa, pero no es eso lo que importa. No importo yo y no importa su gente, al menos no en este texto puntual.

La victoria es el tiempo. Es el agua que corrió bajo el puente, es la lluvia que empapó todo desde, como canta Sabina, aquel chaparrón hasta hoy. La victoria es su resistencia, la coherencia en su discurso de siempre, la sensación de libertad que deja y que dejó. Cantar lo que no se puede cantar es un claro ejemplo de libertad. De ovarios bien puestos y de libertad. Ser exiliada, ser expulsada, ser amenazada, por cantar lo que no se puede cantar es, aunque suene extraño, otro claro ejemplo de libertad. Porque imagino que habrá tenido la opción de replegarse, de cantar canciones inofensivas, de fotografiarse, sonriente, junto a los tiranos de turno, de meterse en el caparazón del no-cuestionamiento, de nunca decir no estoy de acuerdo; habrá tenido todas esas opciones, imagino, y no las utilizó. Lo que sí utilizó fue su derecho, su temerario derecho, de cantar cosas como gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal, porque me mató tan mal y seguí cantando, por ejemplo. Y lo utilizó cuando los derechos eran un sueño inalcanzable, un motivo para el dolor; cuando las palabras eran, más que siempre, armas de doble filo, que te mataban (injusta y definitivamente, no tan mal como la mano con puñal de la canción) o te exiliaban. Y la exiliaron, e imagino que quienes la exiliaron (los humanos, no las palabras) pensaron que también eso era definitivo, que el triunfo era de ellos, que el tiempo no podía traer la derrota. Porque el tiempo es la victoria, pero no lo fue para ellos.

Ellos, que ahora deben estar tan viejos como ella, tan físicamente débiles como ella, tan cerca de la muerte (que no es victoria, y seguro empiezan a entenderlo) como lo estuvo ella, deben contemplar el tributo del mundo y no deben entender. O, mejor aún (mi optimismo y mi ingenuidad son tenaces), sí entienden. Deben ver el llanto de todos, el grito de todos, el desgarro de todos, el homenaje y las loas de todos. Deben observar que más de un país remoto y ajeno pone su muerte, la muerte de ella, como noticia de tapa, y deben escuchar que las personas (artistas, anónimos, presidentes en democracia) lamentan su muerte, y que el lamento parece sincero. Y también ven que muchos utilizan su muerte, la muerte de ella, como algo de donde colgarse. Y eso (no sé si lo llegarán a captar) también es la victoria. Porque ella fue tabú, y ahora es orgullo.

Y ella está muerta pero victoriosa. Y ellos, que están vivos pero viejos, débiles y moribundos, tal vez empiezan a comprender.

23 Comments:

Blogger Oscar Cabrera Hurtado said...

Sosa. Tan cercana. Tan entrañable. Es un abrazo para todos los que aún se empecinan a creer en la victoria del amor y la paz. Gracias.

6/10/09 12:57  
Blogger Salva said...

Para no ser fánatica suya, escribiste algo precioso... ;)

6/10/09 13:06  
Blogger amor y libertad said...

en todos estos días no he leído una necrológica más bella de mercedes que esta tuya

beso

6/10/09 13:14  
OpenID elshowdefusa said...

Yo tengo que reconocer que no conozco a Mercedes Sosa ni mucho ni poco. Tuve la primera noticia de ella cuando empezó a estar muy mala ya. Y tampoco sé hablarte de su discurso. Pero entiendo tu texto. Y espero que entiendan. Yo, con ese sólo verso que has dejado de la desgracia, he comprendido a la perfección.
Un abrazo, Gilda.

6/10/09 14:35  
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

¡Cuánta razón tienes! Ha sido un ejemplo a seguir y una persona íntegra. Da gusto saber que aún en este mundo existen personas. Personas así, son las que nos enseñan a ser honrados y honestos y a saber que al menos, siguen existiendo para ser una estrella que nos guia. Tener referencias es muy hermoso.
Besicos muchos y agradecida por esta entrada, las personas buenas, merecen ser nombradas y recordadas.

6/10/09 16:59  
Blogger Vania B. said...

Hermoso homenaje querida Gilda. En las canciones de la Negra todos somos hermanos, y ella un ejemplo de Warmi valiente, como dicen por estos lares.

6/10/09 17:06  
Blogger neoGurb said...

No creo que ellos lleguen a comprender, nunca. Y tras éstos que ahora están viejos, vendrán otros jóvenes asesinos, gallardos y rampantes.

Pero eso hace que lo que ella hacía tenga aún más belleza, y que oír sus canciones nos estremezca, más aún. A los que creemos que la utopía es necesaria, aunque nunca llegue.

6/10/09 19:54  
Blogger Julia said...

Yo tampoco soy fanática de Mercedes pero este post que escribiste es un hermoso recuerdo a su memoria y su lucha.
Un beso!

7/10/09 00:13  
Blogger Belén said...

Ella está muerta, pero son sus letras las que son victoriosas...

Besicos

7/10/09 03:29  
Blogger Dr.Mikel said...

Mercedes Sosa, una "mujer comprometida", un "patrimonio" de la canción, nos ha dejado su legado para como referente para los que vengan.

7/10/09 04:55  
Blogger malditas musas said...

me emocioné cuando me enteré de su muerte. la negra sosa se queda, ESTÁ, así, sencillamente, como le gustaría a ella, en el mate de la mañana. no conozco a nadie que no la tenga enredada en el recuerdo.

buen texto...
apapacho
musa

7/10/09 05:46  
Blogger Raúl said...

En este caso, la victoria reside en lo inmortal.

7/10/09 06:21  
Blogger Arcángel Mirón said...

Oscar: claro que sí. Un abrazo.

Sal: es que hay cosas que van más allá del fanatismo. :)

Santi: muchas gracias. :)

Fusa: fue una cantante emblemática de Argentina, y una exiliada durante la dictadura. Una de esas personas que respetás, aunque no oigas su música.

Nani: quise sumarme a la ola de homenajes. :)

Vania: muchas gracias. :)

NeoGurb: a veces pienso que están más allá, que viven en un mundo paralelo, y que por eso nunca llegarán a entender. No sé. Frente a la muerte estarán solos, de todos modos.

Julia: me alegra que te guste. :)

Belén: claro. Nunca se olvidarán.

Dr. Mikel: creo que lo venía haciendo desde hacía rato. :)

Marce: es que es eso. Yo no tengo ni un disco suyo, pero su muerte no puede serme indiferente. Va más allá del arte: es la actitud.

Raúl: exacto. :)

Apapachos a todos!

7/10/09 11:16  
Blogger Nausicaa said...

Ojalá tengas razón, ojalá comprendan de una vez los que nada comprendían.

7/10/09 11:53  
Blogger Los viajes que no hice said...

Qué maravilla, Gilda. Qué maravilla.

(Cuando seas fanática, me echo a llorar de la emoción, tú).

7/10/09 12:59  
Blogger Alatriste said...

Para no ser una fan acérrima, le pusiste mucho sentimiento y te quedó precioso. Bonito homenaje a una gran dama. Espero que vaya todo bien al otro lado. Un beso, escritora.

7/10/09 15:55  
Blogger Sureña said...

Yo no sé si comprenderán o no (y, sinceramente, creo que no), pero lo que sí sé es que sus muertes jamás serán lloradas de igual manera.

Besitos

7/10/09 18:00  
Blogger El Doc 9 said...

Te vi en youtube Gilda, muy buen material tenes, abrazo grande de este Doc 9 como Palermo

8/10/09 10:39  
Blogger SAUVIGNONA said...

HOLA NENA MIRA TIEMPO DE LEERTE HOY NO TUVE PORQUE ME CORTAN EL INTENETTTTTTTTTTTTTTTTTTT AQUI EN MI TRABAJO SOLO DECIRTE...QUE ESPERO QUE ESTES BIEN Y QUE SIGAN PARA ADELANTE!!!!!

:)SAU BESINES

8/10/09 13:13  
Anonymous Anónimo said...

microchip-666

8/10/09 20:26  
Blogger Lucy in the Sky said...

Tremendo homenaje.

10/10/09 21:21  
Blogger Arcángel Mirón said...

Nausicaa: ojalá.

Los viajes que no hice: muchas gracias. :)

Alatriste: es que es una de esas muertes que afectan más allá del fanatismo. Un abrazo.

Sureña: claro que no. Apapacho, nena.

Emiliano: gracias (me acordé de vos durante el minuto número 48 de Argentina-Perú, jajaja). :)

Sauvi: sí, todo bien por aquí! :)

Anónimo: ¿lo qué?

Lucy: gracias. :)

Apapachos a todos!

12/10/09 13:40  
Blogger JuanMa said...

Con el tiempo, a menudo, la victoria acaba siendo justa.
Un beso fuerte.

17/10/09 19:19  

Publicar un comentario

<< Home